Resolución en favor de niña con discapacidad

Es una niña con discapacidad del 87%. Necesita cuidados y amor. Ella sabe que a quien reconoce como madre, su abuela, es la única que le brinda ese cariño y protección. En el lugar donde se encuentre, siempre la busca con su mirada. La niña quiere apoyo, pero también retribuir esa dedicación, con sus besos y abrazos.

Cuando apenas tenía un año y cuatro meses, su madre se deslindó de sus responsabilidades y la dejó a cargo de su abuela materna, quien tampoco la cuidó. Desde entonces, recibió protección y cuidado de sus abuelos paternos. Para la niña, ellos son sus padres.

Su abuelo paterno es militar en servicio pasivo de las Fuerzas Armadas, razón por la que accede a terapias físicas de rehabilitación, en el Hospital Militar, y ya se moviliza con la ayuda de aparatos, pese a su discapacidad.

Al llegar el momento de estudiar, durante el período de matriculación, los abuelos indicaron al personal educativo que tienen bajo su cuidado a la menor; sin embargo, nunca se ha realizado un examen de ADN, que demuestre que su hijo, adolescente, sea el padre biológico.

Sin la existencia de pruebas que demuestren la filiación entre la niña y quienes la cuidan, la entidad educativa pretendió tomar algunas medidas, entre ellas que la menor pase a una casa de acogida.

Con este escenario, el abuelo paterno solicitó a la Defensoría Pública patrocinio técnico, con el fin de obtener una medida que proteja a la niña y evitar su separación.

Las acciones que adoptó la Defensoría Pública de Chimborazo fueron fundamentales para la resolución del Juez del caso, quien otorgó a sus abuelos paternos la orden de cuidado.

Ahora, ellos quieren mejores días para su niña y han planteado un juicio de autorización de salida del país para viajar a Estados Unidos, con el propósito de continuar con la recuperación y rehabilitación de la menor.

Tamaño de fuente