Defensoría Pública del Ecuador
Teléfonos: (593) 02-381-5270 a 79

Asambleístas de la Comisión de la Salud escucharon las historias testimoniales sobre el uso medicinal del cannabis

El asesor de Derechos Humanos de la Defensoría Pública, Alexis Ponce; familiares y pacientes con enfermedades catastróficas fueron recibidos; este 4 de julio, por integrantes de la Comisión del Derecho a la Salud de la Asamblea Nacional, en el marco de la recepción de aportes para la elaboración del informe, para segundo debate del Proyecto de reformas al Código Orgánico de la Salud, con el fin de conocer sus testimonios sobre el uso terapéutico del cannabis.

Ponce, quien lidera un frente nacional de lucha para el uso medicinal del cannabis como alternativa farmacéutica y tratamiento para paliar el dolor, desde su vivencia con su esposa con cáncer y su hija con discapacidad intelectual, pidió a los asambleístas “que se le dé la oportunidad al país de legalizar el cannabis con fines medicinales y que sea regulado por el Estado” y advirtió que “si no se aprueba, seguiremos buscando paliar el dolor de nuestros familiares con los goteros de cannabis sin etiqueta, como ocurre ahora”.

Mientras tanto, Nelly Valbuena, periodista y docente universitaria, sobreviviente de cáncer con metástasis en huesos, hígado y páncreas, señaló que desde que toma cannabis tiene una vida más saludable y pidió que se elimine el mito de que al legalizarlo será usado por jóvenes, en la escuela, en el colegio. Ese es un criterio errado, anotó.

De igual manera, César Delgado, adulto mayor, jubilado con Parkinson, testimonió que su enfermedad no le ha permitido tener una vida plena porque padece de incontrolables movimientos en el lado derecho de su cuerpo, pese a tomar la medicina convencional; es por eso que inició el tratamiento con el cannabis y desde ahí, ha empezado a controlar su ansiedad, además de mejorar el dominio de su motricidad.

Así mismo, Gabriela Reinoso, estudiante de comunicación social, con artritis reumatoide, dijo que su enfermedad no fue diagnosticada a tiempo, ya que desde los 8 años de edad ya mostraba signos de padecer esa dolencia, que ahora la tiene en silla de ruedas, sin poder mover sus piernas y brazos. La medicina que le daban le estaba afectando a otros órganos y no le aliviaba el dolor, por eso optó usar el cannabis, el mismo que hasta el momento ha reducido la intensidad de sus dolencias, destacó.

Andrea Quintero, con epilepsia y madre de dos niñas, dijo que la enfermedad se presentó a raíz de su embarazo, que no le permite atender a sus hijas, hacer tareas en su hogar ni trabajar. Afirmó que la medicina convencional no ha hecho ni el 10 por ciento de lo que hace el cannabis, por lo que agradeció a los asambleístas el poner en debate la necesidad de legalizar el uso terapéutico del cannabis.

Los pocos asambleístas que se mantenían en la sala de sesiones escucharon atentos los relatos como el de Anaité Vargas, madre de una niña que padece parálisis cerebral, quien dijo sintió el rechazo social a su hija porque la enfermedad le causa risa patológica y autoagresión. “Dejó de tomar la medicina regular y lleva dos años tomando cannabis. Ahora mi hija es traviesa y feliz”, dijo emocionada.

Otro testimonio es el de René Clavijo, que tiene a su esposa con cáncer de pulmón. Manifestó que fue en el sector privado donde agotó los 18 000 dólares que recibió de jubilación, en procura de que su cónyuge mejore. Señaló que al mes debía gastar más de 3000 dólares por 28 tabletas que debía tomar diariamente; incluso la falta de dinero para adquirir la medicina y realizar los exámenes provocó la venta de sus enseres. La desesperación por los dolores intensos que causa la enfermedad le llevó a probar el cannabis, “ahora concilia el sueño y  tiene apetito”, concluyó.

Finalmente, intervino Juan Tenelema, padre de Génesis quien tiene epilepsia. “Se caía cada 5 a 10 minutos por la enfermedad y tomaba siete tabletas en la mañana y siete en la noche, que le estaban afectando el hígado”. “En medicinas se gastaba entre 500 y 600 dólares”, explicó, tras afirmar que desde el último año “ya puede caminar, ahora, sus caídas son escasas, gracias al cannabis”. De ahí que exhortó a los asambleístas, que luego de recibir estos testimonios de vida de familiares y pacientes con enfermedades catastróficas, legalicen el uso medicinal del cannabis, a través del Código Orgánico de la Salud (COS) y que sea regulado por el Estado. “Negar este pedido obligaría a seguir comprando clandestinamente, porque no queremos ver sufrir a nuestros pacientes” puntualizó.

En el cierre de la comisión general, el presidente de la mesa del Derecho a la Salud, William Garzón, agradeció a los familiares y a los pacientes por la entrega de sus testimonios, que dijo, permitirán avanzar en la redacción del informe para segundo debate del COS.

Desde la Defensoría Pública se mantiene firme el apoyo y se promueve la iniciativa de la legalización del consumo del cannabis con fines terapéuticos, con la finalidad de que las personas con discapacidad y enfermedades catastróficas tengan el derecho a una vida digna y libre del dolor.  

B254-2018
05-julio-2018

HomeNoticiasAsambleístas de la Comisión de la Salud escucharon las historias testimoniales sobre el uso medicinal del cannabis