Defensoría Pública del Ecuador
Teléfonos: (593) 02-381-5270 a 79

Paco Moncayo dictó una charla sobre seguridad en la Defensoría Pública

La Seguridad en el Siglo XXI fue el tema de la charla que dictó, este 4 de mayo, el general en servicio pasivo Paco Moncayo, a defensores, jefes de procesos y asesores de la Defensoría Pública.

El exjefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armas, exalcalde de Quito y exdiputado afirmó que la política de no asumir como nuestro, el problema generado por el narcoterrorismo en Colombia, es un error que “ha causado asombro en el Ecuador, porque nunca se creyó que estos hechos de violencia ocurrirían en nuestro territorio”.

Explicó que ahora el escenario que se debe enfrentar es nuevo, porque ya no hay las FARC y “la amenaza agresiva es difusa, no es religiosa, no es política, es por dinero; ya que hay delincuencia terrorista, el terrorismo del narcotráfico y lo grave es que nuestra Policía y nuestras Fuerzas Armadas siguen preparándose para peligros que ya no existen”.

Paco Moncayo precisó que ”el crimen organizado que nos afecta está relacionado con el tráfico de droga, vinculado a otros delitos como: el tráfico de armas, la trata de personas, pero principalmente el blanqueo de capitales, que sostiene a las economías de países donde opera el narcotráfico, esa es la clave” y señaló que “el dinero que mueve el blanqueo corresponde al 2 y 5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial, de ahí que si no se entiende cómo es la amenaza, no podemos combatirla”.

Las acciones terroristas provocadas por el narcotráfico paralizan a un Estado, afirmó, pero “lo que en el fondo busca el narcotráfico es que el Estado funcione para el crimen organizado y capta a jueces, policías, militares, autoridades locales”.

“En el caso de la frontera norte, donde está operando el narcotráfico, una gran parte de la selva es difícil de controlar, no existe presencia del Estado, no hay servicios básicos, educación, salud, ya que los políticos solo trabajan donde hay votos”.  

Reconoció que se han realizado gabinetes binacionales, que existe una Comisión Binacional de Frontera, que se han suscrito proyectos, acuerdos, “pero que todo se ha quedado solo en el papel”. “Colombia no es un socio real del Ecuador y prueba de ello es el incremento del cultivo de coca, que según datos de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito pasaron de 96 000 hectáreas en el año 2015 a 146 000 hectáreas en el 2016, entonces no existe el trabajo de Colombia en este tema”. “En Nariño, Colombia, los cultivos de coca crecieron por el abandono del Estado; mientras, en el lado ecuatoriano lo que existe son cultivos de palma”.

Hay que recordar que las FARC vivían del narcotráfico y controlaban la venta de la droga en la zona de frontera, a través del Frente Daniel Aldana, reseñó  Moncayo, “tras la firma de la paz con el Gobierno colombiano, este frente se desarmó y los territorios que controlaban las FARC entran en disputa de los carteles del narcotráfico: Los del Golfo, Los Zetas y Sinaloa”.

“Ecuador empieza a vivir la violencia que genera esa disputa, al ser un país de tránsito de la droga y con altos indicios de corrupción de jueces, policías y militares”, sumándose a que “la población de frontera se involucra con el narcotráfico, porque no tiene el apoyo del  Estado”.

Prueba de ello es el incremento de la captura de droga en el país, manifestó  Paco Moncayo, al citar que “en 2010 se informó la detención de 18 toneladas; mientras, ahora se ha registrado la captura de 215 toneladas, de las cuales el 18% es para consumo en el  Ecuador”.

Al  finalizar, mencionó que los hechos de violencia y desplazamientos en la frontera norte no son nuevos y por eso presentó a la Asamblea Nacional, hace ya ocho años, un proyecto de Ley de Seguridad Ciudadana, en la que se impulsaba ciudadanizar la seguridad, generar un Plan Integral de Seguridad, “ya que la violencia se entrecruzan desde el hogar” y planteaba la creación de los comités de seguridad ciudadana, pero hasta el momento la legislatura no da paso a esa propuesta, por lo que exhortó a la Defensoría Pública a insistir en el trabajo por la seguridad ciudadana.

Ante la pregunta de qué puede pasar a corto o largo plazo, en el país, con las acciones violentas en la frontera norte, el general en servicio pasivo, Paco Moncayo, dijo sentir temor “de que el problema se vuelva interno y tras de ello se encuentren grupos interesados en desestabilizar el Gobierno del presidente Lenín Moreno”.

En cuanto al tema del narcotráfico, fue enfático al decir que lo mejor sería “legalizar la droga, no hay otro camino, para combatir al crimen organizado. Regularizada la droga se le acaba el negocio al narcotráfico”.

Por su parte, el  Defensor Público General, Ernesto Pazmiño, tras agradecer y destacar el aporte entregado  por Paco  Moncayo, precisó que los últimos hechos registrados en la frontera norte han permitido una oportunidad de reencuentro, de unidad nacional y de impulsar una frontera viva, con desarrollo y presencia del Estado.

Además, expresó su preocupación, ya que la violencia deviene del crimen organizado y el narcotráfico, que solo en el Ecuador llegan a lavar 5 mil millones de dólares. De ahí que “se debe cambiar la estrategia de la lucha contra la producción de droga”, pero “quien se atreve a cambiar”, se preguntó.

Finalmente, Ernesto Pazmiño, señaló que coincide con la propuesta de Moncayo, de ciudadanizar la seguridad pública, ya que “no es un problema que se resuelve con la fuerza”.

B180-2018
10-mayo-2018

HomeNoticiasPaco Moncayo dictó una charla sobre seguridad en la Defensoría Pública