"La experiencia que se obtiene en los CJG es la mejor"

Entrevista a Jorge Cevallos, Director del Consultorio Jurídico Gratuito de la Pontificia  Universidad Católica del Ecuador. 

¿Hace cuánto tiempo funciona el Consultorio Jurídico Gratuito?

El Consultorio Jurídico Gratuito (CJG) de la Universidad Católica funciona casi desde la fundación de la Facultad de Jurisprudencia. Es decir, contamos con 50 años al servicio de la colectividad.

¿Cuántos estudiantes hacen sus prácticas en el CJG de la Universidad?

Los estudiantes de cualquier nivel de la carrera pueden acudir al CJG a hacer sus prácticas de acuerdo al Reglamento de Prácticas Preprofesionales, que dice que se deben hacer dos años de prácticas. Procuramos que ingresen los estudiantes de los últimos años para que puedan tener un aporte más efectivo a favor de la ciudadanía.

¿Qué materias se atiende?

Nosotros, con los ocho abogados profesionales que tenemos, más un promedio de 50 estudiantes, atendemos varias materias. Entre ellas familia, que tiene que ver con niñez, pensiones de alimentos, tenencia, régimen de visitas; y además, todos los temas civiles, laborales e inquilinato. En penal tenemos violencia intrafamiliar y delitos comunes con excepción de algunos como  tránsito. Y, contamos también con un centro de mediación, que es apropiado para la solución alternativa de conflictos, sin llegar ante los jueces.

¿Alrededor de cuántos usuarios atienden mensualmente?

Nosotros tenemos un promedio de 1000 usuarios que vienen a consulta mensual y de cualquier materia, y cualquier condición económica y social. Sin embargo, tenemos aproximadamente unos 150 procesos nuevos repartidos en las áreas y en el Centro de Mediación. Es decir, de esas 1000 consultas se convierten en 150 causas que podemos llevar ante los jueces o a las unidades judiciales o al Centro de Mediación. Favorecemos a las personas con menos recursos económicos para que puedan acceder al servicio de justicia. 

¿Cuál es la materia que se atiende con más frecuencia?

Los temas de familia son los más recurrentes, las pensiones de alimentos es un tema difícil y duro ya que la situación económica del país hace que se retrasen los pagos y la angustia de las madres provoca que coloquen demandas. Además, divorcios y violencia intrafamiliar son los casos que también se atienden con más recurrencia.

¿Cómo ha visto el proceso de acreditación por parte de la Defensoría Pública?

Es positivo, porque tienen una serie de parámetros, de exigencias, que nos obligan a los CJG a tener la casa en orden. No solo a tener una debida infraestructura sino que exigen que haya un reporte mensual de los casos que se atienden, que exista un seguimiento, un orden en el archivo, para que haya una responsabilidad sobre los procesos, también obliga a que exista un plan de fortalecimiento que se cumpla mes a mes y a la final se obtengan resultados positivos para los usuarios.

¿Cómo califica la experiencia que tienen los estudiantes al realizar sus prácticas en el Consultorio?

Es el mejor espacio para que los estudiantes puedan realizar sus prácticas, ni las unidades judiciales se comparan con la experiencia que pueden adquirir en el consultorio porque en las unidades dependería del criterio del juzgado para el proceder del estudiante. En cambio, aquí, directamente atienden al usuario, absuelven las consultas, le guían y elaboran todos los escritos. La práctica que ellos alcanzan en los CJG me parece que es la mejor. Por otro lado, se humanizan, pueden conocer día a día situaciones difíciles que les vuelve mejores personas, no solamente buenos profesionales sino también buenos seres humanos que es lo que se requiere para una sociedad civilizada. 

B348-2015  

Home