La Defensoría Pública defendió a un adulto mayor

De joven fue boxeador y ahora es taxista. Segundo tiene 81 años y vive en el Centro de Quito. Es viudo y sus hijos lo abandonaron. El 7 de agosto de 2016, salió de casa a las cinco de la mañana, como todos los días, pero sin imaginar que ese día el recorrido terminaría de manera inesperada.

Eran las 11:55 cuando un agente de tránsito le obligó a detenerse en la Av. De La Prensa y Nogales. Sin respetar los derechos del adulto mayor, le otorgó una citación, aduciendo que Segundo no utilizaba el cinturón de seguridad.

El argumento del agente de tránsito estaba muy lejos de la realidad. Segundo usaba el cinturón de seguridad, como chofer responsable, mas fue víctima de abuso de poder. Sus derechos fueron vulnerados de manera injusta mientras laboraba.

Los abusos a adultos mayores son una epidemia silenciosa que pasa inadvertida en algunos lugares del mundo. El maltrato puede adoptar diversas formas: físico, emocional o sexual.

También puede ser el resultado de la negligencia, sea intencional o no. Se estima que el abuso económico es el más común, como robo de cheques y pensiones. Pero sea de la forma que sea, causa daños y sufrimiento.

El caso de Segundo demuestra que en la calle tampoco están exentos de sufrir injusticias por parte de autoridades. La gravedad de este problema radica en que estas situaciones pocas veces son denunciadas, ya que estas personas pueden depender de otros familiares y temen a quedarse desamparados.

Pero Segundo, que no tiene nada más que su taxi, rompió el silencio y acudió a la Defensoría Pública para realizar la impugnación a la boleta de citación.

En la audiencia se demostró que la acción del agente fue arbitraria; aprovechó su cargo para irrespetar los derechos del adulto mayor. El Juez de la Unidad Judicial de Contravenciones de Tránsito La Delicia ratificó el estado de inocencia de Segundo y no hubo rebaja de puntos a la licencia de conducir.

La Constitución ecuatoriana ampara a los adultos mayores reconociéndolos como grupo de atención prioritaria y garantizando su derecho a la no discriminación y al trabajo remunerado, entre otros.

B218-2017
02-agosto-2017

Home